domingo, 27 de marzo de 2011

Albarracín - callejeando VII

Una de las muchas variedades de pino en Albarracín

Vuelta a la Plaza Mayor
la torre marca la hora de reponer fuerzas

Callejeando de regreso
vamos a comer

Las rendijas que dejan los tejados
por las que, a duras penas, se cuela el sol

Farolas y esquinas
el cielo ya está casi blanco, lloverá

10 comentarios:

Bea dijo...

Preciosas callejuelas adoquinadas...donde el tiempo se para...para pensar, para observar...para sentir.

Preciosas, Mariluz te puedo sentir a través de ellas como ese rayo de sol que no llega a rozar el suelo.

Un beso.

Abi E. dijo...

Hola Mariluz, hoy te visito por partida doble iba a apagar este cacharro y he visto que habias puesto una nueva entrada de Albarracin, así que aquí de nuevo.
Cuando era niño me decian mis padres que se juntaban los tejados, no se si es que lo habian visto en Albarracin, jajajaja.

Besos

La Gata Coqueta dijo...


Comienza la semana

y el canto y la brisa
de las encinas invitan

a visitar
las dolientes hojas

que yacen enmohecidas
por la tornasolada melancolía
que el invierno les ha dejado

para que se pose sobre ellas
una emoliente caricia engalanada
por el arco iris de la primavera...

Un beso y mil rosas trepadoras
te dejo, para que te guíen la alegría
los siete días de la semana

es el deseo de esta
que te visita con la primera
aurora de la madrugada...

María del Carmen

PD/Según he visto las calles tan estrechas, el recuerdo me llevo directa a Venecia una de las cosas que me han sorprendido...

CHAO!!

MAYTE dijo...

Callejuelas estrechas donde el tiempo parece que no pasa. Preciosas fotos.

Besos.

María dijo...

¡Cómo me gustan a mí estas calles estrechas para pasear! me encantan estos lugares tan cálidos, amiga.

Un beso.

Nora dijo...

Quisiera poder ver alguna vez estos lugares de Europa como detenidos en el tiempo, en cuanto a la edificación quiero decir

verdial dijo...

Una preciocidad de callejuelas. Perderse en ellas debe ser una experiencia única.

Un abrazo

Adrián J. Messina dijo...

Que claustrofobia Mariluz, impresionante callejones.

Abrazos.

gaviota dijo...

no cielo no vivo en paris pero donde vivo ahi una representacion de esa escultura presidiendo la entrada, ahhh mi albarracin querido cuando volvere a sentirte en mi latido besitos de gaviota en vuelo.

Rosario dijo...

Me ha gustado mucho Albarracín, no sabía que existían esas callejuelas tan estrechas.
¡Son impresionantes!
Gracias por tus visitas a mi blog.
Un abrazo fuerte desde mi Librillo.