jueves, 12 de marzo de 2009

Sangüesa - callejeando I

Me gusta caminar por la noche en Sangüesa,
cuando el tráfico rodado es casi inexistente permite disfrutar de calles medievales como ésta -llamada Alfonso el Batallador- donde se ubica el Palacio de Vallesantoro (siglo XVII )

(Casio EX-Z3 8mm F/3,1 1seg 23,26h 11/08/03 - Luz y Lar ©)

5 comentarios:

Palel dijo...

¿Por qué cuando callejeas -sin callejear- no aprecias lo que sí se hace cuando se fotografía o se callejea-callejeando?
Es decir, para apreciar la belleza de un lugar, he de hacerlo siendo consciente de lo que tengo ante mis ojos bien sea por haber ido expresamente a verlo o por estar dentro de un objetivo... y, por supuesto, cuando lo veo expuesto en una entrada como ésta.

Me gusta como se ve.

Mariluz dijo...

Porque nos hemos viciado en la rutina y no sabemos apreciar las bellezas que vemos todos los días... el ojo huye de lo cotidiano sin percatarse de los cambios que cada sombra, cada luz, cada reflejo provoca en cada cosa que nos rodea.

Ya sabes que me gusta tu pueblo :-) aunque para vivir prefiero el mío ;-)

Palel dijo...

yo también, yo también... prefiero el tuyo :-))))

Mimi dijo...

¡Qué tomas maravillosas amiga! ¿por qué será que todo es tan distinto de noche y más bello? por lo menos a mi me gusta muchísimo como lucen las cosas, más que de día.

Mariluz dijo...

Ese es uno de los motivos por los que prefiero la noche para viajar; todas las ciudades que cruzamos o vemos a lo lejos se ven hermosas, apacibles y fantasmagóricas a la vez... y caminarlas
-cuando la seguridad lo permite- es todo
un lujo
Gracias por tus palabras :-)